lunes, noviembre 06, 2006

Elogio del idiota

Una vez me dijo un amigo que no había nada peor que la gente que siempre apelaba a su experiencia, y me aclaraba que ese tipo de personas no tenían nada más que eso, que experiencia. Yo últimamente me estoy topando con un montón de personas que parece que sólo tienen experiencias, y además, es lo trágico, malas experiencias. Como su mala experiencia viene a ser como una prueba científica e irrefutable que no tiene peros, ni excepciones, ni nada, se llega a situaciones realmente absurdas. Discusiones que no llegan a ninguna parte. La discusión es de los ejercicios más enriquecedores y agradables que conozco. Pero si el punto de partida es una veradad absoluta demostrada con una mala experiencia, lo que se podría convertir en un placer intelectual y amistoso acaba por producir un tedioso bimonólogo, en el que dos hablan y uno o ninguno escucha. Qué razón tiene Dostoievski en El Idiota: ¡seamos todos idiotas!, o como un amigo explica, ingenuos. La ingenuidad; algún día os hablaré de mi amigo y su tesis. Yo de momento voy a inagurar un club; el club de los idiotas.

2 comentarios:

soria dijo...

como ya hemos dicho muchas veces en clase..... hay mucho idiota e ingenuo suelto
no?

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo. Para llegar a la verdad devemos estar desposeidos de la telaraña que nos tiende el ego, haciendonos creer que somos astutos... y la verdad, solo somos listos cuando nos hacemos ingenuos y no hay nadie más idiota, que un listo soberbio.