lunes, diciembre 25, 2006

De Praga a Berlín

Después de pasearme por el barrio de Malá Strana me he leído Crónicas berlinesas, de Joseph Roth (Minúscula, 2006). Ha sido un paseo muy distinto, más deshumanizado, aunque en apariencia debía ser lo contrario, dado que se trata de una selección de crónicas de la vida cotidiana del Berlín de los años veinte. Los artículos pretenden dar cuenta de toda la realidad urbana de aquel Berlín, cosmopolita, bohemio y burgués, con sus barrios y sus cafeterías, con su tráfico y sus grandes almacenes. Las cinco primeras páginas justifican la edición de este libro, especie de canto poético y épico a la vida cotidiana, retomando el tópico de la ciudad frente al campo, de la civilización y barbarie. Interesante el artículo que dedica a la estación de ferrocarriles, poema en prosa que suscribirían Marinetti y compañía. Más humano el artículo que dedica al camarero encargado de la prensa en una cafetería, o al barrio judío o a la piscina que abre en verano. Si quieres darte un paseo por Berlín, años veinte, he aquí el libro, con muy buenas fotografías.
Yo me despido de vosotros hasta el año nuevo. Hay que desconectar un poco, y nunca mejor dicho. Saludos desde la barra.

1 comentario:

Lou Cai dijo...

Tengo ganas de que vuelvas ya, y poder seguir leyendo tus cosas.