lunes, diciembre 04, 2006

Perder el tiempo

Hoy día esta expresión que da título al ensayito es utilizada, en muchísimas ocasiones, de manera trágica para la humanidad. No creáis, no exagero; esta sociedad acelerada que busca en cualquier actividad el rendimiento, la eficacia, el fruto palpable, visible, material y en especial metálico, llama perder el tiempo a casi todo lo que de verdad es importante.
Y digo que es trágico para la humanidad, para la humanidad de las personas. Si se llama perder el tiempo a estar sentado en una silla pensando (y ellos, los acusadores, qué saben lo que trama el alma pensante), que me expliquen a mí qué es aprovecharlo.
Sí, hoy día se llama perder el tiempo a pasear por el parque leyendo poesía, a escribir tonterías como ésta, a fumarse un cigarrillo mirando las estrellas... ¡Pero es que se llama perder el tiempo a gastar las horas conversando con los amigos en una terraza o en un bar!
Lo que están consiguiendo esos acusadores, hombres grises de los que ya nos habló Ende, es el crecimiento de una generación sin vida interior, que nunca se ha parado a pensar para qué tienen eso que llaman espíritu, o por lo menos preguntarse si lo tienen.
Pues viva perder el tiempo. Viva pasarse horas y horas sentados en una terraza o en plena calle hablando y discutiendo con los amigos, viva pensar en porqué los atardeceres unas veces son tristes y otras alegres, viva fumarse pitillos, qué pitillos, puros, que duran más, mirando las estrellas.

6 comentarios:

Artemi dijo...

Hoy es 5 de diciembre, no 3. Da lo mismo, ¿no?

Anónimo dijo...

Bueno, bueno... Thoreau, que a este paso vas a acabar viviendo a las orillas del lago Walden

Lou Cai dijo...

Muy bueno. Me abstengo de más comentarios.

Eduardo dijo...

Artemi, cuánta razón tienes... pero me temo que, querámoslo o no, a todos nos arrastran las prisas. De hecho, en tu "post" se han colado varias erratas, probablemente porque lo has escrito demasiado rápido porque sólo tenías un momento...
Mil millones de gracias por "linkarme" (ya me han venido visitantes desde aquí), pero ten cuidado porque, tras tanto piropo inmerecido, puede quedar al descubierto tu tendencia a la exageración.

Artemi dijo...

Gracias, Edu, ya he corregido las erratas. Entre la dislexia y mi torpeza para escribir se me cuelan errores. No dejes de corregirme cuando los veas.

Lou Cai dijo...

Yo he sido uno de esos visitantes, Eduardo. Tu blog está muy bien. Artemi, sigue con tus poemas, ensayos, críticas de libros, etc. Te sigo de cerca. Lou cai